Nuestro primer Chili Cook Off



Cada año por estas fechas celebran en Laurel el famoso concurso de chili, Chili Cook Off,  uno de los grandes acontecimientos del pueblo.

Laurel Mercantil

Todo el mundo se reúne en el downtown a esperar a que los diferentes grupos inscritos en el concurso cocinen su mejor chili.

En boles pequeño se puede ir probando el ansiado plato de cada uno de los grupos y luego votar por el que más te guste.

La fiesta es muy divertida, sobre todo porque se junta todo el mundo a comer y beber en la calle, y a mí eso me encanta, sea donde sea.



Cada grupo lo hace un poco a su estilo, pudiendo ser el ingrediente principal pollo, cerdo, ternera o gambas. Además, en algún grupo tenían diferentes tipos de topping para servirte si querías, como sour cream o queso rallado que le daba un toque especial. Yo soy muy fan de ponerle cosas y decorarlo de alguna manera, así que para mí el ganador fue uno que llevaba un nacho pinchado y era de gambas. Lucas no opinó lo mismo que yo, a él le gustó más así tal cual, sin nada por encima y de pollo más que de gambas.

No tengo ni idea el por qué de esta tradición de cocinar chili aquí en Misisipí, hasta donde yo sé era algo más típico de México o Texas, pero aquí todo el mundo parece ser experto en el tema.

El premio este año lo consiguió el favorito de Lucas, el que lo cocinó de pollo y que no picaba mucho, el equipo era Sanderson Farm, una empresa de pollos del pueblo.



También vendían estas camisetas del concurso tan chulas para niños, la asociación Laurel Main Street.


Una fiesta auténtica del Deep South.

Para el año que viene, ¿Os apuntáis?

Besines.

Bienvenidos al Sur


Pues hace ya seis meses que nos hemos ido de Nueva York, y  parece mentira que haya pasado todo ese tiempo. Es verdad que a veces lo echamos de menos, sobre todo a los amigos que hemos dejado allí, pero ya nos hemos acostumbrado a la vida sureña y no está nada mal.




Vivimos en un pequeño pueblo, Laurel, al sur de Misisipi . Es un pueblo precioso, con casas impresionantes y gente super amable. Es totalmente cierto eso que dicen de la amabilidad sureña.



Todo el mundo esta dispuesto a ayudarte, te preguntan por la calle que tal va el día sin conocerte de nada, además acostumbrados a Nueva York, nos resultaba muy raro que la gente nos hablara por el pueblo. Los niños nos decían que cómo conocemos a tanta gente si acabamos de llegar, pero aquí son así, para ellos es normal gastar parte de tu tiempo charlando con los demás, sin más, sin hacer nada más que charlar. Nadie tiene prisa para nada, y nosotros estando acostumbrados a Nueva York se nos hacía raro, como dicen los auténticos new yorkers, allí las cosas son para ayer, vamos, que llegas tarde siempre.


Tenía miedo que los niños no se hicieran a un cambio tan drástico, pero como siempre es mucho más difícil pensarlo que hacerlo, se han hecho a esto rápidamente y están felices disfrutando de la vida sureña. Laurel es  un pueblo super tranquilo y pueden salir a la calle solos a andar en bici, se agradece un poco de tranquilidad, sobre todo con niños pequeños, aunque que os voy a contar que no sepáis.




Lo más difícil para mi está siendo acostumbrarme a este acento sureño infernal, supongo que será algo parecido a cualquier pueblo español para los extranjeros, que a veces decimos palabras que ni nosotros mismos entendemos.

Laurel está en Misisipi, a dos horas de Nueva Orleans, así que cuando nos aburrimos de la tranquilidad nos vamos a NOLA a disfrutar del ambiente que se respira por allí.



Estamos cerca del Golfo de México donde hay playas bastante chulas, aunque siendo españoles.... pero están bien para pegarse un chapuzón y pasar el día. La mayoría de la gente por aquí tiene en esta zona su segunda residencia.

Otra de las cosas buenas del sur es la comida, uno de los mejores lugares para comer de EEUU. Se come mucho marisco, aunque diferente a lo que estamos acostumbrados, aquí lo rebozan todo.

¿Conocéis el Sur?
Besines.





Mejicano muy cool


Ya nos queda poco en Nueva York, así que estamos quemando los últimos cartuchos y echados a la calle. Entre caja y caja de la mudanza nos queda todavía algo de fuerza para ver esos restaurantes y lugares que nunca llegamos a ir o que nos gustan tanto que repetimos a menudo.

Cerca de Unión Square, yendo hacia la NYU está este restaurante mejicano.


Es de estos sitios por los que hemos pasado mil veces y siempre nos paramos y decimos , tenemos que venir, pero por una cosa o por otra nunca lo hacíamos.

Se llama La Tortaría, una esquina ideal, donde parece que se haya detenido el tiempo. Toda la decoración es muy original, con botes, sifones y botellas antiguos.


La comida es típicamente mejicana, y el guacamole está buenísimo, con auténticas especias y hierbas mejicanas. Se pide en una barra donde preparan el guacamole al momento y la cocina está a la vista, cosa de la que cada vez soy más fan.
Está lleno de gente joven, supongo que de la universidad muchos de ellos, ya que está muy cerca, es barato e invita a tomar unas cervezas, tequilas o margaritas mientras te tomas unos tacos, su especialidad son los tacos y el tequila. Buena combinación.



Tomad nota de la dirección y no os lo perdáis que os gustará. Está en 94 University place, como os he dicho antes, una calle que va desde Unión Square a NYU.

Besines.

Rockefeller Center y la oreja de Van Gogh


Una piscina creada por los artistas Michael Elmgreen e Ingar Dragset ha sido colocada en la entrada por la 5 avenida a Rockeffeller center. Sin duda, se trata de una obra que dará que pensar a los que os acerquéis por aquí. Y la pregunta que nos hacemos todos es  ¿Se trata de una escultura o una piscina en forma de oreja?


Eso es lo que han querido hacer estos dos escultores, que nos paremos a pensar en los entornos de una urbe tan caótica como Nueva York.


En palabras de ellos, "Van Gogh Ear" representa una confrontación entre lo mítico y lo ordinario, esta piscina presentará a los espectadores la pregunta ¿por qué? que les llevara a perseguir su propio razonamiento."

Lo que es seguro es que no os dejará  indiferentes, a muchos les gusta y a otros tanto les horroriza.
Está claro que tendréis que venir a verlo para salir de dudas. Ya me contaréis. Mis hijos querían meterse dentro, ahí lo dejo.

designboom


Besines.